PRESTACIONES
HIDRÁULICA
ELÉCTRICO
GENERALES

COMENZAR LA BÚSQUEDA

Preguntas frecuentes
Home > Preguntas frecuentes
Consejos útiles para garantizar el buen funcionamiento de nuestras electrobombas sumergibles. Información útil para el correcto mantenimiento de nuestras bombas sumergibles. Ofrecemos nuestra competencia y experiencia para responder a algunas de las preguntas más frecuentes que pueden interesar a quienes utilizan o tienen intenciones de adquirir nuestros productos.
El aceite contenido en la cámara de lubrificación permite la correcta lubrificación de los sellos mecánicos, protegiéndolos de desgastes, sobrecalentamientos y adhesiones.
Es oportuno cambiar el aceite cada 10.000 horas o máxime cada 15.000 horas de trabajo de la bomba en condiciones de esfuerzo normal.
Si durante el cambio de aceite se detecta la presencia de agua en el interior de la cámara de aceite, será necesario reparar o cambiar inmediatamente los sellos o las partes mecánicas. La presencia de agua en la cámara de aceite provocará el desgaste de la bomba.
El nivel de inmersión mínimo de una bomba eléctrica sumergible depende del tipo de servicio y del esfuerzo al que está sometido el motor. Para un servicio continuo la bomba, debe estar completamente sumergida en el fluido bombeado, en caso de servicio intermitente la bomba también puede trabajar parcialmente sumergida, pero se deberán considerar periodos de descanso prudenciales para evitar el sobrecalentamiento del motor.
Algunos de nuestros modelos equipados con revestimiento enfriador pueden funcionar incluso de manera continua aunque estén parcialmente sumergidos.
La cavitación es un fenómeno que consiste en la formación burbujas de vapor con su violenta implosión.
Para evitar la cavitación en la zona de aspiración de una bomba es muy importante no alcanzar valores de presión inferiores a la tensión de vapor del líquido bombeado.
Son muchos los factores que influyen sobre la cavitación, como la temperatura del líquido, el tipo de líquido, la presión atmosférica, las características de la instalación etc.
Se puede detectar un proceso de cavitación en una bomba cuando se nota un crepitar continuo o un martilleo procedente de la hidráulica.
En las bombas la cavitación es un fenómeno que hay que evitar, puesto que puede comprometer su funcionamiento aún en poquísimo tiempo.
Las prestaciones de una bomba y por ende también las de las electrobombas sumergibles, por lo común se resumen en un gráfico denominado curva característica de la bomba. Este diagrama gráfico cartesiano contiene los datos referentes a las características de una bomba, poniendo en relación el caudal (Q) y la altura (H). Se trata pues de un método intuitivo para comprender el caudal a cierta altura y viceversa. Utilizando el diagrama de la curva característica y conociendo los datos del sistema en que la bomba se instalará, es posible encontrar con una buena aproximación, su punto de trabajo.
El motor de una bomba durante su operación puede sufrir sobrecargas. Conocer las causas más comunes de una sobrecarga puede ser útil para prevenir su falla. Los principales motivos de sobrecarga pueden ser: El atascamiento del impulsor debido a cuerpos extraños, el boqueo de piezas mecánicas por paradas demasiado largas, una densidad de líquido superior a la máxima permitida etc.

En caso de dudas, contactar con el revendedor o el service especializado Hydropompe.
Antes de almacenar una electrobomba es indispensable limpiarla cuidadosamente sin utilizar compuestos derivados de hidrocarburos.
Es oportuno conservar la bomba eléctrica en un sitio seco y sin mucho polvo. Colocarla de manera segura para que no pueda rodar y caer.
Girar el impulsor de tanto en tanto para evitar que las piezas se peguen entre sí en los lapsos en que no se utiliza la bomba.
Manipular la bomba siempre con cuidado y precaución, utilizando los equipos de manipulación apropiados que las normas de seguridad demandan.
Para desplazar la bomba, utilizar siempre el asa o las argollas previstas al efecto. No levantar nunca la bomba aferrándola por los cables de alimentación.
Al guardar la bomba, asegurarse de que no se dañen o doblen los cables con curvas bruscas. No colocarla en sitios expuestos a la intemperie o al agua.
El nivel de presión sonora producido por el equipo en su campo de funcionamiento previsto, no alcanza los 70 dB (A). El ruido de las electrobombas Hydropompe ha sido medido en apego a la norma ISO 3746 y los puntos de relieve, según la directiva 2006/42/CE, se encuentran a 1 metro de la superficie de referencia de la máquina y a 1,6 metros de altura del suelo o de la plataforma de acceso.